youtube blogspot twitter facebook vimeo flickr picasa
gothland

ARTUR BALDER


es el autor de la saga de Curdy



La_Piedra_del_Monarca_Artur_Balder

¿De dónde eres?

Nací en Alicante, una ciudad de la costa mediterránea española, en el año 1974. (Os dejo abajo una foto en la que se ve Alicante al anochecer desde el Cabo, donde he vivido casi siempre cuando estaba en Alicante.) Pasé largas temporadas en Alemania, donde también me aficioné mucho a la mitología y a la historia. He vivido en Munich, Dresde y Hohnstein, y , desde hace unos años, vivo en Nueva York, la ciudad en la que todo el mundo quiere ser puntual y nadie lo consigue.

¿Tenías vocación de escritor?

Lo único que recuerdo al respecto es que a los 5 años decidí empezar una novela y me puse a escribirla: trababa sobre una especie de Sherlock Holmes que perseguía a un monstruo con forma de zapato hacia el interior de una cueva. Eso fue todo. Fue la primera vez que recuerdo en la que quise contar una historia, y recuerdo perfectamente que estaba empeñado en que fuese un "libro", aunque al día siguiente me había olvidado del asunto y el llamado "libro" no pasó de unas pocas páginas.

¿Crees en el destino?

Pues la verdad es que no mucho. Una de las cosas más divertidas que recuerdo sobre el año en que nací es lo que nos dijo un profesor de física que nos tenía manía a todos en clase. Aseguraba que, según el año en que hubieses nacido, ciertos efluvios de energía solar podían propiciar el nacimiento de personas más o menos inteligentes o con más o menos suerte... Cuando mi clase -casi todos de la misma edad- le preguntó qué pasaba con los nacidos en 1974, el profesor se rió y aseguró que era un año bastante malo en todo sentido, poco interesante, y que no se esperaba nada particular de los nacidos en 1974. c3_artur_balderAsí que, como aseguró en su día mi profesor de física, crecí y vivo con la noción de que no soy nada especial y por lo tanto no creo mucho en el destino. Prefiero eso que escribió Cervantes, de que "cada cual se forja su propio destino".

¿Cómo fue tu época de estudiante?

Muy divertida. No destaqué especialmente en matemáticas ni en biología, pero la física, la lengua y la geología se me daban bien, aunque mi punto fuerte fue la filosofía. No estudiaba nada, y siempre obtenía matrícula. Todavía hoy me cuesta creerlo.
EscaleraEspiral_artur_balderCreo que fue simplemente porque me llevaba bien con los profes de filosofía. Aunque también tendría que preguntarme por qué me llevaba con ellos mejor que con los demás profes... Por cierto, no me gustaban los juegos de rol ni los ordenadores, y leía solo aquellas cosas que me gustaban. Pronto fui un fan de El Libro de la Selva, El Señor de los Anillos y sobre todo de Lord Jim. (Al lado veis una página de uno de mis libros favoritos de aquella época: una adaptación de la "Mitología Germánica", de los hermanos Grimm.)

¿Cómo te dio por escribir?

Mi primer logro literario fue una competición en clase. La profesora de lengua encargó una redacción. Tema: la lluvia. ¡Me sorprendió que hubiese elegido sólo la mía y la de otro compañero! La del otro era de esperar, porque él era lo que se dice un empollón recurrente. La mía, no. Yo no era un empollón recurrente, sino un empollón sorpresivo: casi siempre suspendía hasta que, de repente, tenía una racha de exámenes fulminantes con los mejores resultados, y esto en general no les gustaba a los profesores. A las personas en general no nos gustan las sorpresas. Pero la razón por la que las había elegido era la siguiente. La de nuestro compañero de clase trataba la redacción desde el punto de vista poético de la lluvia. Decía que inspiraba a los poetas, que les hacía recitar versos, que recordaba a ciertas piedras preciosas... La mía era muy diferente: era totalmente realista.
cabo2_artur_balderEn Alicante no llueve casi nunca, pero cuando llueve, llueve para siete años. Es decir, "gota fría", inundación. (Al lado: cómo queda la costa del Cabo después de un temporal. Llena de algas. Alicante se ve al fondo.) Si no mueres ahogado en un coche, puede ser sumamente divertido. Donde yo vivía, en el Cabo de las Huertas, de pronto se formaban charcas, había arroyos, bajaba fango de la colina, y aquello parecía, de golpe, la Tierra Media en algún lugar próximo a Rivendell (aunque sin trolls, ¡qué lástima!). Así que en mi redacción me centré en los daños que causa el agua cuando cae de golpe. Destrucción de infraestructuras -yo mismo me pregunté cómo había escrito esa palabra, si nunca la había utilizado... sería culpa del telediario, claro- falta de previsión por parte del ayuntamiento, coches flotando en el mar, arrastrados por las ramblas... y además reconocía que me gustaban las inundaciones. Me di cuenta de que me resultaba fácil escribir, y seguí haciéndolo por las noches.

¿Cuándo empezaste a escribir esta saga fantástica, Curdy?

toon

Curdy vino después de La Piedra del Monarca, y es un mundo completamente diferente. Creo que por primera vez escribí con ganas de divertirme y de explorar nuevas formas de comunicarme dentro del género fantástico. Empezó en el año 2004, y en general la saga de Curdy es una especie de caleidoscopio personal sobre lo que a mi me gusta de la fantasía desenfrenada, medieval, y con misterios vampíricos.

¿Los tres libros de la saga de Curdy son parecidos o cambian un poco entre ellos?

holandes_artur_balderLos tres episodios publicados hasta la fecha son bastante diferentes unos de otros, y eso me gusta, porque nunca concebí la saga como una historia única, sino más bien como un pulso entre héroes y villanos que va transformándose y sobre el cual yo nunca tengo el control absoluto. El primer tomo, Curdy y la Cámara de los Lores, es el más clásico de todos, y en él se exponen los personajes y comienzan los problemas. Con El Cetro de Carlomagno se produce un cambio drástico gracias a la literatura de Jonathan Stroud. Creo que la inclusión de personajes completamente contradictorios y contestatarios libera mucho la capacidad de comunicarse con los adolescentes, y me gustó la idea de incluir un demonio que por fin rompiese la forma en cierto modo clásica con la que trataba de resolver la historia. En El Vampiro de Gothland el golpe fue todavía mayor cuando apareció un nuevo e impredecible villano, el Bufón Asesino. Trato de absorber e interpretar influencias de la iconografía fantástica moderna, y creo que el mundo de Batman fue esencial a la hora de transformar completamente Gothland. A partir de ese momento, los vampiros empezaron a jugar un papel importante, aunque esto es algo que venía introduciéndose desde el principio de la historia. Me gusta el final de la saga porque es un duelo entre la fantasía y la locura, es como si al final se pudiese cruzar la frontera de la magia e ir un poco más allá para encontrar el sentido último del cuento: la moraleja.

¿Por qué una novela fantástica ambientada en Inglaterra?

¿Por qué no? El escenario me gustó desde un principio porque el escritor se sirve de recuerdos e imágenes que son experiencias propias. Visité Inglaterra en varias ocasiones desde mis años de estudiante, para aprender inglés -idioma que sigue dándoseme fatal a pesar de que no me queda más remedio que utilizarlo todos los días por razones de trabajo- y mis lecturas allí se conjugaron con el paisaje que me rodeaba y que en general me gustaba mucho, a excepción de Londres. Me atrae mucho el campo en Inglaterra, es muy parecido a numerosos pasajes de la literatura de Tolkien, especialmente al principio del primer tomo de El Señor de los Anillos.

¿Cuánto tardaste en escribir la saga?

Desde su inicio, la saga ha ocupado aproximadamente 7 años de trabajoKoln_artur_balderEsta clase de historias llevan su tiempo, es cierto. Pero en realidad una obra como esta se alimenta de otras historias que pertenecen a cuentos anteriores, cuando empezaba a escribir, por lo que decir que una saga como esta se ha escrito en 7 años no es del todo cierto, sólo en sentido estricto.

¿Qué quieres ser de mayor?

¿Otra vez la misma pregunta...? Ya te dije que todavía estoy
pensándomelo... :-)

¿Cuál es tu personaje favorito dentro de la saga de Curdy?

Posiblemente me siento más atraído por personajes impredecibles, incluso cuando escribes pueden sorprenderte, aunque seas el autor. Me quedaría tanto con Curdy, porque siempre hace algo inesperado y se mete en problemas, y también con el Bufón Asesino, porque es capaz de desordenarlo todo y de crear un caos trepidante que empuja la historia hacia desenlaces difíciles de imaginar. Creo que Ylke es fascinante, no solo porque sus ojos son casi violáceos, sino porque es determinada, inteligente y valerosa. Tampoco podría olvidarme de alguien tan maleducado como Asmodeo...



Por ASMODEO